miércoles, 29 de febrero de 2012

Radicales Libres qué son y como funcionan

La salud empieza en cada una de nuestras células, que están en un proceso constante

de renovación, reparación, reproducción y autodestrucción.

Hoy se sabe con seguridad que los radicales libres son la causa directa del

envejecimiento celular de nuestro organismo en general y, por supuesto, de la piel. El

oxígeno de la atmósfera y, sobre todo el sol, originan radicales libres que se ceban en

la piel atacando las células y precipitando el envejecimiento cutáneo: deshidratación,

arrugas y aparición de manchas.

- Las moléculas de nuestro cuerpo tienen equilibrio electrónico. Cuando lo pierden,

porque uno o varios de sus electrones se quedan desparejados, se llaman radicales

libres.

- Estos van recorriendo el cuerpo intentando robar un electrón o varios para recuperar

su estabilidad.

- Así, la molécula “expoliada”
se convierte a su vez en un radical libre… comenzando

así un ciclo destructivo para nuestras células.

- El exceso de radicales libres se produce por factores externos e internos que recibe

nuestro cuerpo: radiación solar, contaminación, humo de tabaco, alimentación

inadecuada…emociones, estrés, pensamientos negativos, etc.

- La incapacidad de nuestro cuerpo para neutralizarlos nos obliga a recurrir a

nutrientes que liberen electrones en nuestra sangre.

- Los más destacados son la vitamina C y la E, el Beta Caroteno y el Selenio.

Los radicales libres son moléculas inestables (perdieron uno o varios electrones) y son

altamente reactivas. Su misión es la de remover y buscar el electrón o los electrones

que les hacen falta, de las moléculas que están a su alrededor para obtener su

estabilidad. La molécula atacada (a la que ahora le han robado el electrón) se

convierte entonces en un radical libre y de esta manera se inicia una reacción en

cadena que dañará muchas células y puede ser indefinida si los antioxidantes no

intervienen.


Las células del sistema inmune

crean radicales libres para matar bacterias y virus, pero si no hay un control (ejercido

por los antioxidantes), las células sanas pueden ser dañadas.

Los radicales libres toman electrones de los lípidos y proteínas de la membrana celular,

que al ser dañada, no podrá cumplir sus funciones como el intercambio de nutrientes y

la limpieza de materiales de desecho, haciendo imposible el proceso de regeneración y

reproducción celular.

En el interior de la célula, los radicales libres atacan el DNA (material genético) que

provee la matriz para la replicación celular, impidiendo a la célula su reproducción, o

también pueden contribuir al crecimiento anormal de las células, al perder éstas la

capacidad de “reconocer” las células vecinas. Esa proliferación sin control se produce

en los tumores benignos o malignos (cáncer).

Los radicales libres contribuyen al proceso del envejecimiento cuando toman el

electrón que les hace falta de las células del tejido colágeno de la piel. Como resultado,

la piel pierde su elasticidad y se vuelve seca y arrugada.

Los antioxidantes son sustancias que tienen la capacidad de inhibir la oxidación

causada por los radicales libres.

Son clasificados de acuerdo a su trabajo y a su localización. Pueden ser enzimas

naturales, antioxidantes obtenidos en la dieta o antioxidantes farmacológicos.

En las frutas que fueron cosechadas hasta su maduración se encuentran gran cantidad

de flavonoides, carotenoides, licopenes, xantinas, índoles y luteínas, todos con una

potente acción antioxidante.

Si tenemos antioxidantes naturales en el cuerpo,
¿por qué envejecemos o tenemos enfermedades crónicas?

La producción de antioxidantes naturales y los antioxidantes que se obtiene

con la alimentación, no es suficiente para muchas personas en algunas condiciones como; la polución ambiental, las radiaciones solares, el fumar, comida rica en alimentos procesados y otras, así como el descontrol emocional, los pensamientos negativos y el estrés. Con todo esto habrá una producción mayor de radicales libres que los que el cuerpo normalmente puede combatir y sobreviene la enfermedad y el envejecimiento.

Un nutriente compuesto de varios productos naturales que al unirlos se

produce una sinergia que multiplica sus efectos antioxidantes: esto es
MAMBERRY


I.-Garcinia Mangostana

Es una fruta que procede de un árbol tropical originario de Thailandia que mide de 10

a 25 m de altura. La fruta es amarillenta hasta que madura, momento en que la piel se

torna roja y púrpura. Por dentro la piel es de color rojo vinoso y la pulpa es blanca,

dulce, jugosa y de sabor exquisito.


PROPIEDADES NUTRITIVAS
Su contenido de agua es muy elevado. Contiene hidratos de carbono en cantidad moderada por lo que su valor calórico es alto. En lo que se refiere a su contenido mineral, es rico en potasio. Así mismo aporta fibra, que mejora el tránsito intestinal. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
•Previene el endurecimiento de las arterias y ayuda al mejor funcionamiento del corazón.

•Es considerado anti Parkison y anti Alzheimer, resultando muy bueno para el sistema nervioso central. También se le atribuyen cualidades antidepresivas.

•Es un poderoso fungicida, antibacterial y también antiviral.

•Es un depurador de la sangre, razón por la cual se lo emplea para la presión arterial como también para reducir los niveles de azúcar y lípidos en sangre.

•Aumenta las defensas.

•Es considerado antinflamatorio, incluso para las articulaciones.

•Se emplea también para problemas pulmonares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario