domingo, 13 de marzo de 2011

ACONSEJAMOS MASAJES TERAPEUTICOS

Existen muchos tipos de masajes. Algunos actúan mediante la presión, como por ejemplo el shiatsu, la acupresura o el masaje chino. Otros se concentran en partes concretas del cuerpo, como es el caso del masaje deportivo en las lesiones musculares, o el drenaje linfático.


Sin embargo, el masaje clásico terapéutico constituye la principal base de todos los demás masajes.
Éste tiene la finalidad de actuar sobre el aparato locomotor (músculos, tendones, cápsulas sinoviales, periostio, huesos)   la   piel y  los  tejidos  conjuntivos y es particularmente eficaz a la hora de curar los síntomas del estrés, el insomnio, las depresiones y las enfermedades del aparato circulatorio, dolores musculares, de las articulaciones, del reuma entre otros.

Es importante señalar que el masaje terapéutico no sólo actúa sobre la parte física del ser humano, sino también tiene una gran influencia sobre la psíquica. Puede ser un medio para el autoconocimiento que nos demuestra que podemos sentimos mejor y estar más relajados y que el movimiento no tiene por qué causamos dolor.

Las técnicas utilizadas en el masaje clásico son:


Los seres humanos necesitamos tocar y ser tocados tanto como podemos necesitar comer, vestirnos, beber o cualquier otro acto básico. Su influencia es tal que puede influirnos a nivel psicológico o en nuestra conducta futura, además lo necesitamos a lo largo de toda nuestra vida.

El sentido del tacto es posible que sea el último en desaparecer, y es especialmente eficaz con las personas mayores para combatir muchos de los dolores que padecen, como también para combatir la depresión, los sentimientos de angustia y la soledad.

El masaje se suele definir como un conjunto de movimientos manuales y rítmicos que se practican sobre la superficie y los tejidos blandos del cuerpo utilizando técnicas como el amasamiento, la presión, la fricción, los golpeteos, palmadas, rodamientos entre otras muchas técnicas.

Existen muchos tipos de masajes pero cada uno de ellos tiene su propia técnica y sus particularidades individuales, en general todos consiguen una serie de objetivos, como por ejemplo:

• Relajación de musculatura y contracturas
• Distención de articulaciones
• Alivio de molestias y dolores
• Recuperación del equilibrio metabólico
• Reactivación de la circulación sanguínea y linfática
• Estimulación de la capacidad auto-curativa del propio cuerpo
• Relajación de la mente
• Salud y bienestar


El sistema nervioso

Realizar un  masaje  pausado o unas vibraciones suaves tiene un efecto tranquilizador. En   cambio,   las   vibraciones   fuertes   y   el amasamiento son estimulantes.

Dolores musculares, agujetas y muchas lesiones deportivas pueden mejorar e inclusive sanar con un buen masaje, la actuación del masajista o terapeuta con acciones precisas sobre articulaciones, músculos y fascias son un medio eficaz para ampliar la capacidad articular y lograr resultados positivos sobre el tejido muscular.
Hoy en día el masaje es ciencia, sus diversas técnicas, aplicaciones y resultados están avalados con pruebas documentadas, sin embargo debido al auge de otras técnicas como la electroterapia el masaje es olvidado en los centros de tratamiento con fuerte asistencia de enfermos o queda reducido a masajes cortos y locales.

El masaje sueco, la aromaterapia, el shiasu, las técnicas de Rolfing y de Alexandre, son varias de las terapias que utiliza la medicina naturista. Cada vez más personas las practican para sentirse mejor y alcanzar una mayor integración entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Claire Thomas nos ofrece una guía que contiene todas las claves para la puesta en marcha de estas técnicas. Su libro sobre Los tipos de masajes y como realizarlos incluye entre otras cosas: una definición sobre cada tipo de masaje, los orígenes y la filosofía que se esconde detrás de los masajes, propiedades curativas y ayuda a la relajación, contraindicaciones y mucha mas información útil tanto para masajistas como para el público en general que disfruta de los masajes.
  • Caricias (effleurages)
  • Fricciones
  • Amasamientos
  • Percusiones
  • Vibraciones
  • Rodamientos (presiones)
  • Estrujamientos
Más adelante incluimos la descripción de las técnicas indispensables para el automasaje. El masaje de cada parte del cuerpo debería durar de 10 a 15 minutos, el de todo el cuerpo alrededor de 60 minutos.

El masaje clásico actúa sobre:

No hay comentarios:

Publicar un comentario